miércoles, 4 de julio de 2018

Ganadería antigua Conde de Valparaíso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real)


De la Ganadería Conde de Valparaíso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) tuvimos noticia por primera vez en septiembre de 2008. Victor Manuel Luna Muñoz, bibliotecario de la Biblioteca Municipal de Villarrubia de los Ojos, nos comunicaba la existencia de un libro en el que Antonio Millán, que es un gran conocedor de la historia de Villarrubia de los Ojos y sus costumbres, descubrió una relación de ganaderos de bravo de Villarrubia de los Ojos, se trataba del libro:
  • Folklore y Costumbres de España. Tomo I. Ediciones Merino-Madrid. Edición fascímil 1988 de la editada por Casa Editorial Alberto Martín. Barcelona. 1943 ISBN: 84-86912-01-6
Se mencionan a estos ganaderos en el capítulo dedicado a El Toro Español, escrito por Lorenzo Ortiz Cañavate.  En las relaciones por Orden Cronológico correspondientes a las ganaderías de toros bravos lidiada en la Plaza de Madrid, en la página 475 encontramos esta cita literal:
Conde de Valparaíso, de Villarrubia. Divisa Azul. 19 de septiembre de 1808.
Después encontramos citada esta ganadería en al menos cinco ocasiones más en la obra Fastos tauromáquicos : historia verdadera de todas las corridas de toros : obrita popular, curiosa y económica (1845) Un aficionado. MADRID. Imprenta del Siglo.

  • Primera corrida 1808, 19 de septiembre. 
  • Segunda corrida 1808, 26 de septiembre.
  • Tercera corrida 1808, 5 de octubre. 
  • Cuarta corrida, 10 de octubre.
  • Quinta corrida 1808, 17 de octubre.
    corrida 1808, 19 de septiembre.
    corrida 1808, 19 de septiembre.
    corrida 1808, 19 de septiembre.
    Segunda corrida 1808, 26 de septiembre

    corrida 1808, 26 de septiembre

    corrida 1808, 26 de septiembre



    corrida 1808, 26 de septiembre


    corrida 1808, 26 de septiembre

    Tercera corrida 1808, 5 de octubre.


    corrida 1808, 5 de octubre.

    Cuarta corrida 1808, 10 de octubre

    corrida 1808, 10 de octubre

    corrida 1808, 10 de octubre


    Quinta corrida 1808, 17 de octubre


    Fastos tauromáquicos : historia verdadera de todas las corridas de toros : obrita popular, curiosa y económica (1845) Un aficionado. MADRID. Imprenta del Siglo
    • http://bibliotecadigital.jcyl.es/es/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=10077514







    • Los toros de la Libertad. Se citan las corridas celebradas en 1808 (Fastos tauromáquicos : historia verdadera de todas las corridas de toros : obrita popular, curiosa y económica (1845) Un aficionado. MADRID. Imprenta del Siglo). Se le atribuye al ganadero este reconocimiento de ser uno de los ganaderos de "los toros de la libertad". Esta obra sirvió como aportación de la Taurmaquia a la celebración al bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812.


     

    1801 

    1808 

    En la obra: UN SIGLO TAURINO (1786 Á 1886) RECOPILACION DE FECHAS EN QUE TUVIERON LUGAR EN LAS PLAZAS "VIEJA Y NUEVA DE MADRID, EN E L INDICADO ESPACIO DE TIEMPO, LOS ESTRENOS DE GANADERÍAS RRAVAS Y LAS ALTERNATIVAS DE ESPADAS Y PICADORES de LEOPOLDO VÁZQUEZ Y RODRÍGUEZ aparece citado en dos ocasiones más. Una se corresponde con una fecha ya mencionada, 19 de septiembre de 1808 y otra pensamos deba tratarse de un error, ya que es muy anterior, data de 1796 a 1801.


    Entrada al Palacio de los Condes de Valdeparíaso en Almagro (Ciudad Real). 29-06-2018.


    El paraje Valparaiso de Villarrubia de los Ojos pudiera ser el único punto de conexión con este ganadero que la historia lo tiene como procedente de Villarrubia de los Ojos. Su residencia habitual es de Almagro, sin embargo la actividad ganadera está encuadrada en Villarrubia. Si tenemos noticia que también poseeyó la Dehesa Zacatena pero desconocemos si lo hizo con ganado vacuno. Es otra ganadería localizada en Villarrubia de los Ojos pero desconocemos el origen de su ganado y si de su ganado se pudo vender a otras ganaderías. 

    Vapariso, nombre de una finca y de un camino, casualmente cercano a Villarrubia de los Ojos y que discurre por el Cerro del Toro. 

    Estamos ante uno de los cuatro ganaderos citados por la historia como de procedencia manchega, de Villarrubia de los Ojos, pero de los que desconocemos el origen de su ganado como queda dicho. Estaremos atentos a los datos que sigan apareciendo para documentar la historia de esta ganadería. 




    lunes, 28 de mayo de 2018

    El negacionismo de la existencia de las variedades raciales del toro de lidia sigue activo.




    El servicio de alertas de Google nos informa: 

    "La casta Jijona no es la única casta fundacional extinguida, en su momento también desaparecieron: Raso de portillo, Díaz Castro- Castrojanillos, ..."
    Esta misma alerta nos reenvía a una página en la que se cita información que en algún momento se han publicado en nuestro blog e incluso lo ilustran con una imagen que en su día recopiló Lorenzo Cerón miembro de nuestra iniciativa. Lejos de citar la fuente de la información se omite y se niega sistemáticamente.

    El autor concluye con el siguiente literal:
    "Ahora en 2018 (en plena siglo XXI) podemos decir acertadamente que la casta Jijona está extinguida, lo contrario es una utopía".
    No hay ni una sola referencia bibliográfica, ni se citan autores de las contundentes y continuas negaciones.  


    Este tipo de información nos sirve para comprobar, cómo todavía se sigue escribiendo sobre la extinción de una variedad racial negando lo evidente y vivo.

    Una de las teorías negacionistas más célebre es la de la negación de la evolución de las especies. Todavía hay teóricos que afirman que las especies animales y vegetales no han evolucionado. En fin, equiparar las grandes negaciones a una variedad racial es muy pretencioso. 

    Cuando se hablaba de la recuperación de la raza jijona recibimos mensajes sarcásticos como el que la "la raza jijona volvía por Navidad". Que siga habiendo interés en ratificar la extinción de una variedad nos llama la atención. 

    Hace diez años nos planteábamos el estudio de la viabilidad científica, técnica  y económica de la raza jijona partiendo de la premisa de que científicamente se había demostrado con análisis de adn que existían ganaderías de procedencia jijona. Los estudios los publicó la cátedra de genética animal de la Univerdad Complutense, gracias a esos análisis empezamos a entender cómo había estado funcionando la asignación de variedades. 

    Nos quedamos con la parte anecdótica, sin entender qué parte es la que preocupa o molesta a los autores de estas teorías.

    Creamos la etiqueta: Negacionismo de la raza jijona


    domingo, 27 de mayo de 2018

    Los conflictos entre granadería y agricultura en Villarrubia de los Ojos eran ya patentes en 1767.


    Informe ISAD del Archvio del Duque de Híjar de la Copia de memorial otorgado por el duque de Híjar para presentar al Rey los perjuicios que experimentan los labradores de Villarrubia de los Ojos por destinar la mayor parte de la tierra para las hierbas de los ganados de la Casa de Jijón.

    Mucho se ha escrito y se sigue haciendo sobre el declive de las ganaderías tradicionales de vacuno bravo. El caso de la eliminación de la ganadería de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) es digno de estudio. Se trata de la historia de la desaparición total, no sólo de una variedad racial originaria, sino también de la actividad ganadera. 

    Como si tratara de una maldición, la ganadería despareció completamente, considerando esta cuestión como un patrimonio perdido, y lo peor de todo es que se crea la ficción de que este patrimonio es irrecuperable.

    Sin embargo, en nuestro ánimo de recopilar información de la actividad ganadera que existió en La Mancha, descubrimos en el Archivo del Duque de Híjar la existencia de un "Memorial otorgado por el duque de Hijar para presentar al Rey con los perjuicios que experimentan los labradores de Villarrubia de los Ojos por destinar la mayor parte de la tierra para las hierbas de los ganados de la Casa de Jijón" fechado en 1767.

    El sistema de distribución de tierras, la privatización de zonas públicas y el aprovechamiento de estas tierras, han ido inclinando la balanza hacia una agricultura intensivista de regadío. 

    La esquilmación del acuífero 23 y la casi desaparición del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel por los intensivistas ha sido sobradamente divulgada y hoy existen planes de conservación de los niveles hídricos que permitan la conservación de los Espacios Naturales. 

    Sin embargo muy poco se sabe de la esquilmación de la raza de bovino de origen manchego y de la desaparición de la actividad ganadera. 

    Lo cierto es que la correcta restauración del hábitat requiere de la recuperación de los animales que lo pueblan habitualmente. La dehesa manchega con zonas palustres encharcables estacionalmente no puede recuperarse sin la presencia del bovino que la habitó. 

    Tiempo al tiempo, según se vaya conociendo la historia real de estos espacios se irán aplicando soluciones como las que ya se han reintroduciendo en otras zonas con idénticas patologías.