Semental y vacas de origen Martínez. (Casta Jijona). Ganadería Quintas. Colmenar del Arroyo. Madrid. Mayo 2013. Fotografía de Paco Zamora

lunes, 10 de septiembre de 2012

Quinto aniversario del inicio de los trabajos para la conservación de bovino de origen manchego.

Quinto aniversario del inicio de los trabajos para la conservación de bovino de origen manchego
Toro Jijón, Iniciativa para la conservación del bovino manchego. Septiembre 2012

En septiembre de 2007  se iniciaron formalmente los trabajos para catalogar los posibles descendientes de ganado bovino que pudieran existir procedentes de ganaderías manchegas.

Se da la circunstancia de que en las riveras del Guadiana y Gigüela, de forma silvestre existió durante siglos una raza de bovino. Posteriormente se empezó a criar este ganado que fue destinado a los usos tradicionales del vacuno en extensivo. La desaparición de grandes extensiones de pastos en estas zonas hizo insostenible económicamente la cría de este ganado que se fue dispersando por la geografía ibérica. Los animales que se conservan en la actualidad de esta procedencia pertenecen a ganaderías bravas que han destinado parte de sus animales a festejos populares y espectáculos taurinos.

El  sistema de cría de estas ganaderías ha permitido una correcta identificación de los animales ya que se exige una ficha por cada individuo en la que constan sus ascendientes. Este registro individual del ganado ha permitido identificar e interrelacionar núcleos familiares que entroncan directamente con varias de las más importantes ramas ancestrales de este bovino.

Las investigaciones se iniciaron con los trabajos que previamente había realizado Manuel Zamora Soria y con el entusiasmo y conocimientos de un nutrido grupo de aficionados a la taurología.

En octubre de ese mismo año se sumó a la investigación Lorenzo Cerón Miranda, Licenciado en Ciencias del Medio Ambiente y persona que ha hecho contribuciones determinantes para desenmarañar el entrelazado tejido existente entre las distintas familias de ganado bovino. Lorenzo es un experto conocedor de la diversidad existente en nuestras ganaderías de bravo y de su evolución histórica. Gracias a sus conocimientos el proyecto se sostiene con solvencia científica que cimientan las futuras actuaciones.

Pronto se tuvo noticias de que simultáneamente se había estado ya investigando la composición genética de las distintas ramificaciones de las ganaderías de bravo. Esta confirmación de los rastreos que se estaban realizando era inapelable y permitió consolidar las teorías de la existencia de ganado de origen manchego en la cabaña de bovino bravo español.

La evolución de la iniciativa para la conservación del bovino manchego ha sido posible gracias a la elaboración de artículos, ponencias, charlas y notas de prensa que se han ido divulgando en medios especializados y generales. También se ha asistido a cursos especializados, realizado estudios, participado en conferencias y debates, entrevistas y consultas específicas a organismos públicos y privados de los distintos ámbitos del conocimiento relacionados con los objetivos de esta iniciativa. Especial mención merecen los datos obtenidos en los encuentros con ganaderos, antiguos ganaderos y familiares descendientes de éstos.  Los avances tecnológicos en materia de soportes de imágenes han permitido analizar miles de ejemplares fotografiados por profesionales de esta disciplina pudiendo obtener factores comunes de los prototipos existentes en las ganaderías analizadas.

Esta actividad se ha podido seguir en un blog que ya alcanza  200.000 visitas, 90.000 usuarios han accedido alguna vez a sus contenidos, existiendo un promedio de 5.000 visitas mensuales. El sitio web de referencia tiene más de 300 entradas, y el interés por éste transciende nuestras fronteras. Se ha cedido información a más de 3.000 solicitantes y a su vez se han recibido contribuciones de importantes investigadores. El trabajo colaborativo gracias a las herramientas web ha hecho posible un destacado avance en el conocimiento de la raza.

A pesar de que se tiene ya una conciencia colectiva de que existe una riqueza genética de origen manchego en el ganado bovino, se debe seguir trabajando.

Cinco años no son suficientes para garantizar la conservación del bovino manchego.  Se pretende el reconocimiento administrativo de la raza autóctona "Toro Jijón", para ello, se fomentarán, entre otros, los siguientes proyectos: Creación actividades de formación específicas, Fundación de la Escuela de Ganadería Bovina extensiva, Creación de la asociación de ganaderos de "Toro Jijón", Estímulo de la ganadería ecológica y microganadería, Continuar con el catálogo de ganaderías que siguen criando ganado de procedencia manchega y Divulgar los hitos más relevantes de proyectos relacionados con los objetivos de conservación del "Toro Jijón".

Se debe un especial agradecimiento a los ganaderos, a los familiares de los antiguos ganaderos, a las asociaciones de ganaderos, a las plataformas de razas autóctonas, a los medios de comunicación, profesionales de todos los ámbitos, gestores de las distintas administraciones públicas, seguidores en general y colaboradores desinteresados. Por último animamos a todos para que se sumen a esta Iniciativa para la conservación del bovino manchego.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Intentaremos contestar a tus comentarios.