martes, 29 de diciembre de 2009

El ganadero José Rufino Martín visita los primeros feudos del "Toro Jijón"

.

0.

Casa de los Sánchez Jijón en Villarrubia de los Ojos.

Indicador de la calle Jijones en Villarrubia de los Ojos.

Paraje de Villarrubia de los Ojos.

José Rufino Martín y Manuel Zamora Soria en el patio de la casa de los Sánchez Jijón.


El ganadero José Rufino Martín visita los primeros feudos del "Toro Jijón".

El pasado domingo día 6 de diciembre de 2009 José Rufino Martín, representante de la ganadería "Peñajara de Casta Jijona" visitó, acompañado de su esposa María Luisa Lafitte, los primeros feudos del "Toro Jijón" ubicados en Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real).

El secretario de la Asociación Casta Jijona para la recuperación del Toro Jijón, Manuel Zamora Soria y el responsable técnico de la misma, Lorenzo Cerón Miranda invitaron a este ilustre ganadero a visitar los lugares más emblemáticos de Villarrubia de los Ojos que están relacionados con la cría del ganado bovino en extensivo y de los históricos fundadores de los sistemas de selección de este ganado para la lidia.

Se da la circunstancia de que José Rufino Martín posee una ganadería que recientemente ha sido considerada de origen Jijón tras un estudio de genética animal que realizara la Universidad Complutense y la Unión de Criadores de Toros de Lidia. Este ganadero ha hecho una apuesta decidida por la selección de ganado bravo dentro de esta ancestral raza.

Por otro lado, la Asociación Casta Jijona tenía el interés de mostrar al ganadero sus proyectos de reintroducción del "toro Jijón" en su lugar de origen.

Se desplazaron hacia las zonas en las que se crió el "Toro Jijón", llegando hasta el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. En este pareje se pudieron observar las zonas adehesadas que todavía se han conservado en las inmediaciones del parque. También pudieron observar los lugares del interior del espacio protegido que conservan toponimia relacionado con la cría de ganado como "Vado de los toros". Se visitaron las islas que se dedicaron exclusivamente a la cría de ganado bovino y caballar.

A muy poca distancia del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel se encuentran los restos del antiguo herradero de toros que fuera propiedad de los primeros ganaderos de esta raza de bóvido. Junto al herradero todavía se mantiene en píe una casa de campo en la que se aprecia el uso intensivo de ganado caballar para el manejo de ganado bravo con una gran chimenea, poyos y larga linea de pesebres para caballerizas.

Una vez en el pueblo de Villarrubia de los Ojos visitaron la que fuera residencia de los Sánchez Jijón ubicada precisamente en la calle Jijones. La casona de los Sánchez Jijón se encuentra en un extraordinario estado de conservación. Sorprenden la cantidad de información que ofrece este edificio. En el patio se aprecian herrajes ornamentales de la barandilla que representa el antiguo hierro de la ganadería que consistía en la flor de lis. En uno de los pasillos del interior de la casa hacia uno de los patios todavía perduran los ganchos en los que se debían colgar las reses dedicadas al comercio de carne. Testimonio de la actividad ganadera de los propiestarios de la casa.

En el salón de la vivienda permanece aún dibujado el escudo de armas de la familia. La belleza y singularidad del patio nos traslada a otra época.

Se agradece el esfuerzo en la conservación del edificio que realizan los actuales propietarios y a la vez se insta a nuestros administradores públicos a que protejan y ayuden al sostenimiento de estos históricos testimonios de nuestra cultura.

Debemos agrader a Marisol Gómez y Marisa Beneytez su atención y amabilidad en la visita a su casa y las animamos a seguir esta difícil tarea de conservación de los valores culturales e históricos de nuestra tierra.

Terminamos en la calle Concepción en la que visitamos fachada de la que fuera vivienda de otra saga de ganaderos menos conocidos de Villarrubia, los Díaz.

José Rufino Martín ha sido el primer ganadero en mostrar interés "in situ" por toda la tradición ganadera que ha tenido Villarrubia de los Ojos y las importantísimas aportaciones que esta tierra ha hecho a la bovinotecnia mundial. Buen ejemplo el que nos ofrece el ganadero para la conservación de la diversidad existente en el toro de lidia y para la conservación de los espacios que albergaron su cría.

Fotografías: Manuel Zamora Soria y Lorenzo Cerón Miranda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Intentaremos contestar a tus comentarios.