lunes, 7 de septiembre de 2009

Ganadería Fernando Madrazo Arranz

.
.
.










Gracias al trabajo de investigación de Lorenzo Cerón Miranda, recopilando documentación de todo cuanto está relacionado con la ascendencia de jijona de las actuales ganaderías, podemos descubrir un nuevo ejemplo de similitudes morfológicas del ganado de la ganadería Fernando Madrazo Arranz y otras ganaderías de ascendencia jijona que afortunademente se conservan en la actualidad.

Fototafrías obtenidas del reportaje: "El Gustal de Campocerrado", los Arranes por sus fueros. Se puede visualizar completo en:
concretamente en el siguiente enlace:
Recomendamos la vísita íntegra a esta sección de esta web.
.
.
También encontramos un reportaje en:
.
Artículo de Manolo Rivas de quien hemos recibido autorización para publicarlo íntegramente. Vaya nuestro agradecimiento por permitirnos utilizar su publicación.
.
Ganadería Fernando Madrazo Arranz.

Para entrar en el alma de esta bella piel de toro donde nos encontramos hay que cruzar primero los pliegues más profundos de su corazón, sumergirse en sus aguas y tras la estela de sus pálpitos navegar a corriente o a contra vela para, tras cerrar los ojos, escuchar el canto de su respiración, el sonido de sus lugares más sublimes y mudos, las notas de aquellos sitios y lugares desde los que elegir lo hermoso de lo uno y lo bueno de lo otro, sus paisajes más diferentes y únicos, aquellos que celosamente se guardan tras la vaina de una espada, los ríos con sus vegas fértiles, los encinares destilando sosiego y paz, una bendición en estos días, una bendición siempre, los ojos como zahoríes del espíritu atentos al menor murmullo y atisbo de agua pura y de vida.
La ribera de Campocerrado es una de esas islas donde no sólo reposa el espíritu al son de la dulzaina del ayer sino un lugar que late al compás de las notas que fluyen de la gaita que el sol y la luna soplan.
“ A veces me siento como un águila … “
Reza una hermosa canción. Desde aquí es fácil conseguirlo.
Sobre el inmenso horizonte la peña de Francia, hoy uno de mayo, descansando oculta bajo las nubes que la arropan, allá muy cerca de El Cabaco nace el río que riega estas tierras, el río Yeltes, compañero del Huebra en su camino hacia el gran Duero, Aldehuela de la Bóveda más cercana y la Laguna del Cristo una plácida estancia donde nos acercamos a abrevar la retina casi a vista de pájaro, un enclave ornitológico y majestuoso desde el que contemplar la suave caricia del viento sobre el agua mecida por el bamboleo de las aves. Una cigüeñuela ( himantopus himantopus ) grácil como una ninfa, inunda nuestra horizonte. A unas leguas Martín de Yeltes que antes fuera Martín del Río, un lugar nacido al amparo de los carruajes, los rebaños y las gentes que por allí pernoctaban camino de León, de Portugal o de Extremadura, un lugar de paso para quedarse siempre, como el mismo toro que siempre habitó a la vera de estos ríos y que aún por las noches se deja sentir su voz bajo la luz de las estrellas.
Con la misma hospitalidad con la que las gentes de estos lugares recibían a los caminantes nos recibe en Campocerrado la familia Madrazo Arranz.
“ Esto es una quimera “
Son las primeras palabras de Fernando junto al fuego de la chimenea en el salón donde reposan los enseres del alma de su abuelo D. Manuel Arranz. Fotos de ayer y de hoy que junto a su hijo Ángel nos va desgranando con la misma entrega y nobleza que siempre caracterizó a los “ arranes “ nacidos al cobijo de la ribera.
Comenzó su viaje Fernando un no muy lejano año de mil novecientos noventa y seis comprándole unas vacas a Alfonso Navalón. Pero vayamos por parte y sigamos la verdadera estela de este hermoso viaje.
“ Allá por los años veinte mi abuelo compró un lote de vacas al Cura de la Morena, párroco de Colmenar, de origen Martínez. Sesenta se pusieron a
nombre de María Montalvo, la esposa de Antonio Pérez, y las sesenta restantes se las trajo mi abuelo para Campocerrado, comenzando su andadura como ganadero de bravo. Le echó el semental “Abejorro” del Conde de la Corte, pero aquello fue un fracaso, mira como anécdota te cuento que en el tercero o el cuarto toro de la primera corrida que lidiaba en Madrid, estaba saliendo tan mal que se fue con mi madre a un bar y tomó un “Orangecruch”, un zumo de naranja, desde aquel día no volvió a tomar zumo. Luego gracias a la gran amistad que unía a mi abuelo con Graciliano, se trajo al famoso “Filibustero” que fue el verdadero padre de la ganadería, así como a los sementales de Antonio Pérez : “Encendedor” y “Desgraciado”.
Cómo sería aquel “Filibustero” que fue lidiado en una corrida concurso en San Sebastián y se llevó el premio al toro de oro “
A Fernando como a su abuelo le gusta el toro con picante, lo mismo que D. Manuel buscaba más en la línea Graciliano.
“ Yo le exijo lo mismo a los machos que a las hembras, mucho en el caballo, es que es esencial, aunque con el toreo actual es casi imposible, si sale bueno en varas te lo machacan, pero sí, el toro bravo ha de serlo ya desde el principio “
“ Que remate en los burladeros para que se vaya definiendo “ Puntualiza su hijo Ángel que no deja de sorprendernos por su juventud y su saber al lado de su padre.
También él se ve envuelto en este viaje del que además no sólo disfruta sino que conoce al dedillo las cartas de navegación para tomar el rumbo.
“ Y por supuesto que vaya de menos a más – Continúa – que la gente disfrute viéndolo levantar al caballo, que se vea su bravura, su lucha, su entrega “
“ Yo no tengo nada contra los toreros – es ahora el padre el que sale al quite – de hecho sólo por hacer el paseíllo, cualesquiera que sea su condición, yo les arrojaría una manta para que la pisaran pues merecen toda la admiración y el respeto del mundo, pero también ellos deberían ayudar un poquito, sino esto se acaba. Así como la variedad de encastes que en verdad es lo bonito e interesante de esto. Mira, ojo, yo admiro la labor de Juan Pedro Domecq, un ganadero que ha sabido encontrar lo que buscaba, siempre innovando, pero en la diversidad está la riqueza “
“ La gente tiene un concepto muy equivocado del toro de “Santa Coloma” que es un toro primero que se define para bueno o para malo desde el principio y que no pega tantas cornadas como la gente cree “ Estas palabras son de Ángel Madrazo
Si los jóvenes de las generaciones que nos secundan piensan como tu Ángel, estaremos en buenas manos.
“ Yo sigo en la línea de mi abuelo o sea por la de Graciliano que es lo predominante en este encaste. Le compré como te iba diciendo unas vacas a Navalón.
La ganadería tras la muerte de mi abuelo se vendió a Ramón Sánchez en el año setenta y seis, aunque una parte ya la había adquirido Alfonso Navalón dos años antes. Dispuestos a recuperar este encaste tanto el como yo, nos fuimos a Córdoba a comprar sementales, recuerdo que sólo tenía en la cuenta un millón de pesetas, no te preocupes si seguro que nos lo regalan, me dijo Navalón. Yo no estaba muy seguro e iba pensando que me iba a venir sin toro, pero no se equivocaba Alfonso y nos lo regaló por lo que me vine a casa con el toro y el millón en el bolsillo “
Las referencias tanto a su abuelo como a Navalón son una constante en esta quimera pues no en vano el uno como precursor y el otro como amante de los “arranes” forman parte indisoluble de este viaje.
En cuanto a los pelos la totalidad de la ganadería es de pelo negro, resulta llamativo como la inmensa mayoría de los becerros son tostados aunque luego se vuelven completamente negros.
“ Una vez tuvimos una vaca cárdena que en la tienta sacó un nueve, después de siete puyazos debajo del peto empujando de verdad la toreamos y la volvimos a poner al caballo y seguía y seguía. Fue una excepción, lo del pelo claro, alguna vez sale alguno girón, pero es muy raro “
Al hilo nos cuenta Fernando dos anécdotas pues cuando se navega por los océanos del ayer las anécdotas y referencias hacia el son continuas.
“ Como lo de Martínez tenía un origen para muchos incierto, dado que las vacas estaban siempre en la sierra y le salía mucho berrendo aparejao, mi abuelo no quiso ninguna vaca ni berrenda ni con pelo listón “
Contemplando la paridera nos llama la atención una vaca colorada cuyo encendido pelo sobresale entre los fresnos.
“ Por alguna crónica o algún escrito, Samuel Flores le regaló una vaca colorada a Navalón y cuando yo fui a por el ganado me dijo, mira esta te la llevas que yo no quiero tener eso en casa y me la traje, te lo cuento porque hete aquí que le echamos el toro y da buenísimo, pero de lo bueno de verdad, es más en la feria ganadera de Salamanca nos invitaron y la llevamos y mira por donde va y gana “
“ A lo mejor has encontrado la panacea, Fernando “
Mientras sonreímos su hijo Ángel nos recalca que da con mucha calidad. Quién entiende esto de los toros.
La cabaña es corta, unas sesenta vacas de vientre ( casualidades del destino, el mismo número con el que empezó su abuelo ) y los sementales “Pensador” que viene de lo de Graciliano, pues Juan Luis Fraile le prestó para que padreara un toro con el mismo nombre, por cierto hermano de camada de la última corrida que echó Juan Luis en Madrid antes de su triste y repentino fallecimiento, para refrescar y seguir en la línea y “Caribello” que viene de lo de Ramón Sánchez.
“ Los saneamientos y la tuberculosis han diezmado la ganadería aunque la idea es llegar a las cien, no más “
En cuanto a las familias las “caribellas”, las “mantaalhombro”, las “tejedoras”, las “genovesas” y sobre todo las “princesas” que le daban muy bueno al abuelo.
Y cómo se llama al toro nacido de la vaca “princesa”
Su hijo nos responde :
“ Princés “
No han perdido el contacto con la familia de Ramón Sánchez y aunque ahora lidia de novilladas principalmente “ creo – dice Fernando – que para ser un buen ganadero hay que estar por lo menos cinco años viendo corridas de toros y más en una ganadería tan corta como la nuestra “
Tienta las hembras de eralas aunque este año va a comenzar a hacerlo de utreras que es como se ven, es como el toro, “ el novillo es como un niño, es que además tiene cara de niño, de joven, el toro ya es otra cosa“
“ Sobre todo la mirada, la expresión – nos dice Ángel – la vivacidad que en el toro de Santa Coloma es muy notable, la fogosidad, el temperamento y la raza con la que llega al último tercio “
Son toros los “ arranes “ estrechitos de sienes, con la carita lavada, finos de cabos y lustrosos, hechos muy cuesta abajo, un puntito puestos por delante y sobre todo con mucho, muchísimo que decir por dentro, con un brillo en el pelo, a pesar de no haber cambiado el de invierno, centelleante, metálico.
Le preguntamos por algún torero de la casa y al unísono nos mencionan a Pablo Lechuga, “ aunque me ayuda mucho que en casa tiente mi hijo “
Para un ganadero que su propio hijo sea quien tiente los animales ha de ser sin duda un alivio, máxime cuando ambos saben de sobra lo que quieren o lo que buscan.
Cercano el mediodía regresamos a la casa y contemplando los cercados nos lamentamos todos de lo yermo de esta primavera.
“ Ayer cayeron tres litros pero con el cierzo que hace se llevará los de ayer y los tres del otro día “
Ya vendrán tiempos mejores, para el campo y para este encaste que la familia Madrazo Arranz se ha empeñado en resurgir a través de los mares del tiempo aunque esto sea una quimera, un viaje que bien merece la pena, en el salón entre las fotos en blanco y negro y el cossío, los papeles de ayer a los que el polvo, a dios gracias, aún no ha cubierto pues se mantienen vivos como la esperanza de este padre y este hijo no sólo en sí mismos sino en los que le precedieron.
Que vuestro viaje os lleve a buen puerto le deseamos con el alma en la mano y les decimos adiós mientras la imponente casa de Campocerrado se abre ante nuestros ojos.
Fue siempre esta tierra de gentes hospitalarias hacia los peregrinos virtud que hoy la familia de Fernando ostenta con la misma naturalidad con la que navegan hacia un devenir, hacia una ruta que el paso del tiempo aún no ha conseguido borrar.
Como última anécdota la de el viejo Don Ata y el Conde de la Corte durante el cruel enfrentamiento de las dos Españas, que hubo de viajar escondido en un cajón de toros desde Los Bolsicos a Campocerrado para huir hacia Portugal con no más que un diamante cosido en el reverso de la chaqueta para poder subsistir.
“ Fue Campocerrado, que era parroquia, comprado por los hermanos Bernabé e Ignacio Cobaleda a la Marquesa de Santa Coloma que lo tenía en aparcería con sus ocho habitantes, luego mi abuelo se casó con Juana Cobaleda … “
Contemplando el majestuoso vuelo de una pareja de águilas reales y los garabatos de las aves migratorias que aquí encuentran descanso en las lagunas cercanas de su periplo les decimos adiós y suerte. El becerro recién lamido ya brilla entre la sombra de las encinas con luz propia lo que nos ayuda a pensar y creer que en El Gustal de Campocerrado aún cabe la esperanza.
Por Manolo Rivas (2009)




Ficha de la Asociación de Ganderos de Lidia:
.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Intentaremos contestar a tus comentarios.